Todas las comidas que hicimos en: febrero 2015

#09: Rústica olivada negra

La comida mediterránea no se entiende sin la aceituna. El cultivo del olivo hunde sus raíces muy atrás en el tiempo. La aceituna se utilizó inicialmente para la extracción de aceite, sin embargo, existen referencias que datan del siglo I en las que ya se cita su consumo directo. Este fruto no puede consumirse crudo por su sabor amargo, pero las aceitunas, convenientemente maceradas constituyen un buen alimento. En Roma, el autor gaditano, Columela describió una receta para las aceitunas recogidas en otoño en las que se machacaban, después se lavaban en agua caliente y posteriormente se les daba sabor sumergiéndolas en salmuera con hinojo, mosto fresco y lentisco. Las aceitunas constituían un alimento de gran importancia en la alimentación de nuestros antiguos, adquiriendo gran importancia para los pueblos fenicio, romano y árabe, tradicionalmente se consumían como complemento alimenticio en meriendas o almuerzos que se realizaban en el campo o en los hogares. En España era un componente básico en el sustento diario de los jornaleros del campo andaluces y extremeños durante los siglos XIX …

#08: Verde que te quiero verde

Hoy toca: plantar lechugas. La lechuga es un cultivo sencillo de cosechar en casa, lo podemos hacer en cualquier momento del año, en cualquier rincón soleado de nuestro apartamento y en cualquier recipiente que tengamos a mano, no tiene muchas exigencias ni requiere muchos cuidados, y nos permite en poco tiempo comer algo fresco que plantamos nosotros mismos. El supermercado tiene de todo durante todo el año. Estamos acostumbrados a devorar lo que nos apetece en ese momento. Como en tantas otras cosas, hemos perdido, o nos han hecho perder, el sentido de la estacionalidad de muchos alimentos. Tener un pequeño huerto en casa es aprender que no todo llega cuando queremos. Cultivar es recuperar la paciencia de esperar y ver crecer poco a poco la planta y sus frutos. “Verde que te quiero verde. Verde viento. Verdes ramas.” – Federico García Lorca (Romancero Gitano, 1928) A continuación una pequeña guía para cultivar lechugas en poco espacio. Esto se debe a que la lechuga es una especie de raíz corta, por tanto, se puede plantar …

#07: Sepia con ensalada libanesa de perejil y cebolleta

Originario del mediterráneo, en la Antigua Grecia el perejil estaba considerado como una planta sagrada que simbolizaba el triunfo y la resurrección, ya desde esa época se conocían los valores nutritivos de esta hierba. Aunque el perejil, al igual que el cilantro, puede considerarse la hierba más popular del mundo, sobre todo en lo que acostumbramos a llamar cultura occidental, con demasiada poca frecuencia a nadie se le ocurre preparar una ensalada solo con sus hojas, y sin embargo es un clásico que nunca falta en ninguna buena mesa de oriente medio. Por ejemplo, la ensalada libanesa tabbouleh es una comida en la cual el ingrediente principal es el perejil. Tradicionalmente al perejil se le añade tomates, hierbabuena, cebolla y bulgur, y se sazona con aceite de oliva, jugo de limón y sal. Si has comido tabbouleh alguna vez y te gusta, entonces esta ensalada de perejil y cebolleta te va a gustar. Mi versión es más limpia y sencilla, pero su sabor es igual de vigoroso que refrescante. El perejil es un ingrediente con …

#06: Masa básica polivalente al orégano

En casa, el pan nuestro de cada día nos lo comemos para desayunar. Para otros momentos del día recurrimos al pan plano. Simple y sabroso. Probablemente, mezclar harina y agua sea el gesto humano más antiguo en la cocina. Esta masa primitiva, en los términos más simples, es pan horneado sin levadura. Se la conoce como pan ácimo. Según la tradición, el pueblo judío salió de Egipto con mucha prisa y sin tiempo de prepararse, por lo que no hubo tiempo para dejar leudar el pan para el camino. La matzá o pan ácimo judío por lo tanto simboliza el escape hacia la libertad. De ahí que la Matzá se llame el “pan de la libertad”. La libertad es la simplificación de las necesidades. Como otros panes clásicos, el pan plano admite tantas variantes (con o sin levadura) como nombres: Matzá (Israel), Aish Mehahra (Egipto), Bazlama, Yufka o Pide (Turquía), Focaccia y Pizza (Italia), Fougasse (Francia), Coca (España), Pan Pita (Mediterráneo Oriental), Msemmen (África del Norte), Lepinja (península de los Balcanes), entre otros. Por tanto, …