autocultivos
Deja un comentario

#08: Verde que te quiero verde

Hoy toca: plantar lechugas.

La lechuga es un cultivo sencillo de cosechar en casa, lo podemos hacer en cualquier momento del año, en cualquier rincón soleado de nuestro apartamento y en cualquier recipiente que tengamos a mano, no tiene muchas exigencias ni requiere muchos cuidados, y nos permite en poco tiempo comer algo fresco que plantamos nosotros mismos.

El supermercado tiene de todo durante todo el año. Estamos acostumbrados a devorar lo que nos apetece en ese momento. Como en tantas otras cosas, hemos perdido, o nos han hecho perder, el sentido de la estacionalidad de muchos alimentos. Tener un pequeño huerto en casa es aprender que no todo llega cuando queremos. Cultivar es recuperar la paciencia de esperar y ver crecer poco a poco la planta y sus frutos.

“Verde que te quiero verde. Verde viento. Verdes ramas.”
Federico García Lorca (Romancero Gitano, 1928)

A continuación una pequeña guía para cultivar lechugas en poco espacio. Esto se debe a que la lechuga es una especie de raíz corta, por tanto, se puede plantar en cualquier recipiente mayor a los 20 centímetros.

08-lechugas-2

Importante: no usar fitosanitarios químicos, estos productos son los responsables de contaminar los acuíferos y eliminar insectos beneficiosos para todos (abejas polinizadoras).

comida

plantel de lechugas / recipientes varios / tierra / humus de lombriz (abono) / agua

1 – Mezclar la tierra con el humus aportará nutrientes a nuestro suelo. El cultivo de la lechuga necesita sustrato ligero y con buen drenaje, para ello, colocamos piedras en el fondo de los recipientes que tengamos y los llenamos de tierra. Hacemos un agujero en la tierra y ponemos el plantel.

(En casa usamos cajas de fruta forradas con malla antihierba.)

2 – Que no le falte agua, suele convenir riegos cortos y frecuentes. El agua de hervir la verdura o los huevos es un alimento excelente para las plantas, también podemos aprovechar el agua de limpiar las verduras.

3 – Como siempre no hay reemplazo al sol, es importante que nuestras pequeñas criaturas verdes tengan alrededor de 6-8 horas de sol directo. Si tenemos terraza con sol ¡perfecto! Si disponemos de un lugar pequeño pero soleado, un huerto vertical creado con latas es una buena opción. Deja fluir la imaginación.

4 – Cosecha: lo interesante es ir cortándole hojas cuando vayamos necesitando y así la planta continuará creciendo.

siesta

5 – Tras plantar, un sofá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *