aprovechamiento, primavera, sopas y purés
Deja un comentario

#16: Fino puré de vainas de guisantes

Entiendo la cocina de aprovechamiento como aquella que utiliza restos de alimentos frescos, que suelen acabar en la basura por falta de conocimientos al no saber qué hacer con ellos, para elaborar comidas completas.

Se trata de aplicar los tres preceptos básicos de la despensa mínima:
1 – Pensar y planificar para evitar la improvisación y no comprar de más.
2 – Dar otra vida a esas hojas y tallos de verduras o huesos de animales.
3 – Ajustar las raciones para que no sobre comida en los platos. Es mejor merendar que reventar en la comida del mediodía.

En nuestra cocina, aprovechar no es transformar.

Por ejemplo, ayer comimos la ensalada de trigo, pero en vez de poner alcachofas, la hicimos con guisantes frescos. Como en casa no tiramos nada, me puse a buscar por la red, y encontré como aprovechar la montaña de vainas que se formó después de desgranarlas: hacer un sencillo puré.

¡Auténtica cocina de #aprovechamiento!

Nota: se han encontrado restos fosilizados de guisantes en yacimientos arqueológicas de 9000 años de antigüedad. Los antiguos griegos y romanos los cultivaban y consumían habitualmente.

comida

500g de vainas de guisantes / 650ml de caldo de verduras* / 1 cebolla picada / aceite de oliva / sal / pimienta negra / orégano seco

(*Sino disponemos de caldo ya hecho, podemos improvisar uno con restos de verduras que hayamos ido guardando en el congelador y otras verduras. En nuestro caso, hicimos un caldo con perejil, unos dientes de ajo, un par de cebollas, un nabo, una chirivía y restos de verduras: hojas de puerro, de col, de alcachofa, tallos de espárragos y los rabitos de las propias vainas.)

1 – Cortamos las vainas en trozos pequeños y los ponemos en un bol con agua. Limpiamos bien y escurrimos.

2 – Mientras calentamos el caldo en un cazo, rehogamos la cebolla con un chorro de aceite hasta que esté transparente. Incorporamos las vainas, cocemos 10 minutos y agregamos el caldo caliente. Salpimentamos al gusto y dejamos hervir 15 minutos más aproximadamente. Trituramos y pasamos por un colador fino para obtener el puré (y eliminar las hebras que son muchas). Servimos con una pizca de orégano y unas gotas de aceite de oliva.

siesta

3 – Cenar temprano, película y a la cama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *