bebidas, ingredientes recolectados
Deja un comentario

#53: Infusión de tomillo silvestre

Además de comer tranquilo y de prestar una atención plena al acto de comer, la mejor manera de terminar una comida es con una infusión, es decir, extraer los principios activos de una planta en el agua.

Podemos encontrar estas plantas medicinales caminando por el campo, en el herbolario o en el supermercado.

A finales de junio, coincidiendo con el solsticio de verano, la tradición dice que hay que recoger una serie de hierbas, así que paseando por los caminos de la comarca del Baix Penedès, recolectamos tomillo.

Originario de la cuenca mediterránea, el tomillo silvestre es una planta rica en hierro, reconocido por sus propiedades digestivas. Además es un antibiótico natural y un efectivo remedio que ayuda a conciliar el sueño.

El único recurso que existía en la antigüedad para crear o encontrar soluciones era la naturaleza.

El uso y la aplicación de las distintas especies vegetales como herramientas medicinales tiene un origen prehistórico. La herbolaria o fitoterapia es una de las disciplinas más antiguas de nuestra historia.

Por el contrario, las bolsas preparadas del supermercado suelen ser de baja calidad, por ello es mejor adquirir las hierbas a granel en el herbolario, recolectarlas o cultivarlas tu mismo.

¡Toda una experiencia!

comida

1 rama seca de tomillo / 2 tazas de agua

1 – Calentamos el agua en un cazo a fuego vivo.

2 – Cuando el agua arranque a hervir, apagamos el fuego y dejamos infusionar tapado el tomillo en el agua entre 5 y 10 minutos. Quitamos la rama y servirmos caliente.

y siesta

3 – En el campo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *