dulces, entre horas, masas, vegetarianas
Deja un comentario

#62: Buñuelos de patata de mi abuela

Los buñuelos son una preparación muy antigua de la cocina mediterránea que hacía tiempo que no comía, y hace poco los recuperamos con mi madre.

Catón el Viejo, escritor romano, incluyó una receta de buñuelos, con el nombre de “globos”, en su libro De Agri Cultura, escrito en el II s. a. C. En esa receta, se mezclaban harina y queso, se hacían bolas para freírlas, y posteriormente se untaban de miel y semillas de amapola para servirlas.

La primera sociedad, después de la romana, que consumió buñuelos fue la morisca. Sus ciudadanos, gente de medios humildes, que habitaban los territorios del Sur de la península ibérica y ocupaban puestos de trabajo de baja categoría, desempeñaban también el oficio de vendedores ambulantes de buñuelos. Su dedicación les convirtió en verdaderos maestros en el oficio del buñuelo.

El buñuelo básico es una masa frita que simplemente mezcla harina con agua, leche, azúcar, levadura o huevo.

Un par de veces al año, no hacen daño.

Este bocado dulce admite un número infinito de posibilidades y en gran parte de las orillas el Mediterráneo se encuentran dulces fritos similares a los ibéricos como los bimuelos, brumuelos o burmelos de la cocina sefardí, los lokma, loukoumades o loukmades de la cocina turca, griega o chipriota, las lokmat de la cocina egipcia o el zeppole de la cocina napolitana.

No sé de donde sacó la receta mi abuela materna, pero posiblemente se inspirara en los buñuelos mallorquines de patata o de forat, o en unos buñuelos preparados también con patata tradicionales del campo de Cartagena en Murcia. De donde sea que los sacara, estos buñuelos están de vicio, vicio del sano.

Ya me diréis que tal están, cuando los hagáis en vuestras cocinas.

comida

3 patatas medianas / 4 cucharadas de harina / 4 cucharadas de panela* / 1 yema de huevo / 1 chorrito de leche / 1 chorrito de coñac / 1 chorrito de anís / 1 cucharada rasa de impulsador o gasificante para repostería / aceite de oliva

*Azúcar de caña integral.

1 – Ponemos a hervir en abundante agua las patatas troceadas y sin piel. Cuando esten tiernas, las escurrimos y las dejamos enfriar.

2 – Mezclamos todos los ingredientes, excepto el aceite, hasta obtener una textura espesa.

3 – Ponemos a calentar abundante aceite en una sartén. Ponemos una cucharada de masa en el aceite, si vemos que se deshace es que necesita un poco más de harina.

4 – Escurrimos los buñuelos.

y siesta

5 – Recuerdos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *