aprovechamiento, tapas, veganas
Deja un comentario

#63: Semillas de calabaza tostadas

Lo creas o no, las semillas que se descartan de las calabazas y acaban, demasiado a menudo, en la basura, pueden convertirse en un ingrediente crujiente y delicioso para redondear ensaladas, alegrar otras comidas o saciar el gusanillo entre horas.

En casa comemos puré de calabaza mínimo 2 noches a la semana, y por tanto obtenemos una cantidad considerable de estos dimitutos tesoros.

Las semillas de calabazas son un alimento utilizado desde la antigüedad tanto por sus propiedades medicinales como nutritivas. De hecho, se cree que las primeras calabazas fueron domesticadas por las semillas y no por su pulpa.

Nunca más volverás a desperdiciar las semillas.

Aunque tostadas y condimentadas con especies son espectaculares, si quisiéramos comerlas crudas, hay que tener en cuenta que las semillas deben descascarillarse en el momento de la comida, dado que con el tiempo se ponen rancias con facilidad.

Crudas o tostadas, este alimento es increíblemente sencillo de hacer y de comer.

comida

1 puñado de semillas de calabaza / pimentón dulce de la Vera / pimentón picante de la Vera / semillas de hinojo / semillas de cilantro / sal / pimienta negra / aceite de oliva

(Esta es una propuesta, así que probad y dejad fluir la imaginación con distintas combinaciones de sabores y texturas.)

1 – En un recipiente tapado centrifugamos las semillas para no dejar rastro de pulpa, repetimos la acción hasta que el agua salga limpia. Las escurrimos y si ha quedado algún pelo o fibra, lo quitamos con las manos. Las ponemos sobre un trapo de algodón y las secamos.

2 – En un bol, rociamos las semillas de calabaza con un chorro de aceite, espolvoreamos el pimentón, la pimienta, las semillas de hinojo y cilantro machacadas y una pizca de sal (poned las cantidades de las especies según os gusten más o menos picantes). Masajeamos todo para que las semillas de calabaza queden perfectamente impregnadas.

3 – Horneamos 10 minutos a 180ºC.

y siesta

4 – Acompañando una película en una tarde fría de domingo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *