carnívoras, otoño, verano
comment 1

#82: Improvisada mousakás

Hecha a base de berenjenas, esta comida es tradicional de los Balcanes, Grecia y el Medio Oriente, aunque con las diferencias propias de cada lugar.

Al tratarse de una vianda típicamente casera, existen numerosas variaciones dependiendo de cada zona y hogar. Por ejemplo, en el mundo árabe, la mousakás es una ensalada cocida hecha principalmente de tomates y berenjenas, similar a la caponata siciliana, y es usualmente servida en frío como aperitivo.

Pero hoy, os quiero comentar un par de cosas. En primer lugar, no siempre las recetas salen a la primera, en realidad tenía previsto publicar unas croquetas de berenjena, pero al freírlas, rebentaron. Como sobró masa, decidí reaprovecharla y preparar algo distinto para esta semana, y así disponer de más tiempo para seguir practicando en el complicado mundo de la croqueta clásica.

Me decanté por la mousakás.

La versión griega es la más conocida internacionalmente.

En segundo lugar, la presentación. La mousakás o musaca en español, es una de esas comidas visualmente feas, poco atractivas, pero que cada bocado es una explosión enorme de sabor. Y si además, el bocado es casero, ya ni te cuento.

Así que disfrutemos de la cocina, aprendamos de nuestros errores y adaptémonos a las circunstancias de cada momento, solo así llegaremos lejos en esto de preparar comida. Como hoy, que hemos improvisado.

#EatMeatOnlyTwiceAWeek

comida

1 berenjena blanca / 300g de ternera picada / 3 tomates tipo pera / 1 cebolla / 2 dientes de ajo / medio vaso de vino blanco / pimienta negra / orégano / tomillo / sal / aceite de oliva / bechamel de berenjena* / queso seco de oveja

*Escalivamos una berenjena, la dejamos escurrir bien y la mezclamos con la bechamel, semillas de sésamo recién tosatadas y queso rallado. Reservamos.

(La original se suele preparar con carne de cordero.)

1 – Cortamos las berenjenas en sentido longitudinal, en 8 trozos de un centímetro de grosor, y las dejamos en un colador con una pizca de sal durante una media hora para que escurran parte de su propio líquido y pierdan su amargor. Retiramos la sal con agua y secamos con un trapo.

2 – Mientras, picamos la cebolla y el ajo y los sofreímos muy lentmente con aceite en una olla. Paralelemante, en una sartén freímos la carne picada salpimentada hasta que coja color.

3 – Cuando la cebolla empiece a transparentar, volcamos la carne y removemos bien. Rallamos el tomate y lo agregamos a la olla. Finalmente aromatizamos la mezcla con el oregáno, el tomillo y el vino y rectificamos de sal y pimienta. Dejamos cocinar a fuego lento durante mínimo 20 minutos y reservamos.

4 – En una sartén plana cocinamos las berenjenas con un chorrito de aceite, por ambos lados, hasta que estén tiernas y vigilando que no se quemen.

5 – Montamos la mousakás en un recipiente para horno. En la base, ponemos una capa de berenjenas y encima la carne. Lo cubrimos con otra capa de berenjenas y cubrimos con la bechamel y lo terminamos con queso rallado.

6 – Horneamos a 220ºC durante 15 minutos y gratinamos 3 minutos. Retiramos del horno y servimos.

y siesta

7 – Sensual, ahumada.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *