vegetarianas, verano
Deja un comentario

#143: Shakshuka

Delicia preparada a fuego lento, que inmediatamente se convertirá en una de vuestras recetas indispensables del verano. Y es que, aunque precisamente hoy sea el último día de esta estación, el próximo año esta sencilla exquisitez será la máxima protagonista de nuestra semanal película culinaria.

El shakshuka, que en argot árabe significa “una mezcla”, es un plato tradicional y originario de la cocina tunecina, pero popularizado en el Oriente Medio y resto de cocinas del norte de África como la argelina, la marroquí y la egipcia. Se cree que primero fue conocido como chakchouka, una palabra bereber que significa guiso de verduras. Se prepara a fuego lento con pimientos y tomates guisados y aromatizados con especias, cuya salsa resultante es coronada por huevos cocinados encima de esta. Tradicionalmente el plato se sirve en una sartén de hierro o tajin, con pan plano artesano para mojar.

En este plato se respira pasión.

Esta comida se trata de la enésima combinación mediterránea de pimiento rojo, tomate y huevo, y guarda gran similitud con los huevos rancheros mexicanos. La base es prima hermana de nuestro pisto, que como éste hermana a la perfección con el huevo, pero picante. En algunos lugares presentan esta misma composición pero con los huevos revueltos con el guiso vegetal, como el turco menemen.

El shakshuka es una comida popular, de diario, sin tonterías ni estrellas, así que date un homenaje y adéntrate en la cocina sencilla del sureste mediterráneo.

comida

2 pimientos rojos / 5 tomates tipo pera / 3 dientes de ajo / 2 cucharadas de harissa / 2 cucharaditas de tomate concentrado / 2 cucharadas de aceite de oliva / 1 cucharadita de comino molido / 2 huevos / sal / pimienta negra

1 – Lavamos los pimientos y los cortamos a dados pequeños. Lavamos los tomates, les hacemos un corte en forma de cruz en la base y los ponemos en otra olla también con agua hirviendo. Los escaldamos unos 2-3 minutos, esto nos ayudará a quitar la piel con mayor facilidad. Retiramos los tomates del agua y los dejamos escurrir. Esperamos a que se enfríen durante unos minutos y los pelamos. Picamos los tomates pelados y majamos los ajos en un mortero.

2 – En una sartén a fuego medio, calentamos el aceite de oliva, y añadimos la harissa, el tomate concentrado, los pimientos, el ajo, el comino, una pizca de pimienta y una pizca de sal. Removemos y sofreímos el contenido de la sartén unos 20 minutos o más, hasta que los pimientos se ablanden. Añadimos los tomates y sofreímos 10-15 minutos más, hasta obtener una salsa espesa. Probamos y, si fuera necesario, rectificamos el punto de sal.

3 – Formamos dos huecos en la salsa, cascamos los huevos y los ponemos con suavidad en cada uno de los huecos. Con un tenedor mezclamos parte de las claras con la salsa, vigilando de no romper las yemas. Dejamos a fuego lento hasta que los hueves se cocinen al gusto, tapando la sartén para acelerar el cocinado. Retiramos del fuego, lo dejamos reposar unos minutos y listo.

y siesta

4 – Con ventilador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *