Todas las comidas que hicimos en: febrero 2018

#165: Farinetes de fajol

Tierno por dentro y crujiente por fuera, este mordisco es una delicia de la repostería vegetal propia de la cocina dulce de la Garrotxa. En casa nos encanta su paisaje. La Garrotxa, comarca prepirenaica de la provincia de Girona en Catalunya, es tierra de volcanes extintos y su nombre significa “tierra áspera, rota y de mal pisar”. Llena de naturaleza y un patrimonio cultural de incalculable valor, este rincón del Mediterráneo también destaca por una serie de productos autóctonos. Además de los Fesols de Santa Pau -cuentan con DOP-, el farro (harina de maíz), los nabos negros, las patatas de la Vall d’en Bas, el queso serrat de oveja… el otro alimento estrella de la cocina volcánica es el fajol, conocido en castellano como alforfón o trigo sarraceno. Hace bastante tiempo, ya os presentamos este grano en la propuesta 92. Las farinetes, asociadas a las épocas de hambruna, antiguamente las hacían las abuelas en los meses fríos del invierno. A principios de mes estuvimos por la zona y comimos por primera vez este delicado bocado …

#164: Rústico guiso vegetal

Veganizar la tradición es posible con humildad y ética. El recetario mediterráneo es rico en hortalizas, granos, aromáticos y aceite de oliva; por ello es fácil convertirlo en versiones sin animales. Con el frío y el invierno apetecen platos calientes y reconfortantes, y por eso en la mayoría de hogares de los pueblos del Mediterráneo se suele recurrir a los tradicionales guisos, estofados, ollas y potajes. Con las bajas temperaturas de estos días, este tipo de gastronomía es perfecta. Existen multitud de guisos relacionados con la cultura de cada rincón del Mare Nostrum. Pero aquí, en la penínusla ibérica, tenemos la gran suerte de contar con una gran diversidad de regiones diferentes con un rotundo éxito con sus propios guisos: fabada asturiana, cocido madrileño o caldo gallego son claros ejemplos. Uno de los primeros libros de la cocina española se titula El libro de los guisados, escrito en el año 1525 por el cocinero de la Corte Ruperto de Nola. Este libro procede de una versión más antigua titulada en lengua catalana Llibre de Coch, …

#163: Alubias con berberechos

Plato de texturas suaves y mantecosas y perfumes marítimos. Otro ejemplo de comida rápida, sabiamente interpretada, deliciosa y muy nutritiva. Hoy, versionamos un clásico de los pueblos de Asturias: las fabes con almejas, en asturiano fabes con amasueles. Gracias a la buena materia prima ofrecida por el Mar Cantábrico y el buen hacer de los asturianos, el paso de los siglos ha propiciado una tradición marinera compuesta por variados platos elaborados con productos del mar, como este sencillo cocido, de invención reciente (siglo XIX), en el que los principales ingredientes son la faba asturiana (fabes) y las almejas (amasueles). La legumbre es una maravilla. Es muy receptiva. Sin embargo, en casa hemos traducido esta popular y deliciosa combinación en otro plato muy parecido, pero con una de nuestras alubias locales, el fesol de Santa Pau, y nuestro molusco de referencia, el berberecho. – comida 200g de alubias cocidas / medio kilo de berberechos / medio vaso de vino blanco seco / 1 vaso del caldo de cocer las alubias o agua / 1 diente de …

#162: Arroz caldoso con alcachofas, ajos tiernos y carne aprovechada

O como marcarse un platazo con cuatro ingredientes y muchas especias. Hoy publicamos la sexta comida con arroz. Pero hoy no hablaremos de esta semilla enraizada y cultivada en varios puntos de la península ibérica como: las marismas del Guadalquivir en Sevilla, las Vegas Bajas del Guadiana en Extremadura, Calasparra en Murcia, en Pals y el Delta del Ebro en Cataluña y por supuesto, la Comunidad Valenciana, en los territorios del Parque Natural de la Albufera. Hoy nos interesa la improvisación. Mucho más que arroz. Y es que el auténtico espíritu de este plato es la espontaneidad, pero sobretodo el aprovechamiento. Aquí el arroz baila en la olla con carne desmenuzada procedente de los ingredientes cárnicos utilizados para hacer caldo. En casa, toda esa carne cocida y adherida en la carcasa la utilizamos principalmente para hacer nuestras deliciosas croquetas, pero también para esta paella, en vez de incorporar la pechuga de pollo, como en su momento escribimos en la receta, y ahora además para comidas como esta. Sin duda, el abanico es infinito y seguro …