Todas las comidas que hicimos en: enero 2019

#214: Arroz hervido

Aunque no lo parezca, el arroz simplemente hervido puede tener mucho. En Japón lo llaman okayu, en muchos países del continente americano lo conocen como sopa de arroz y aquí simplemente lo apellidamos hervido. Y es que es esto. Arroz cocinado mediante la técnica de la ebullición en agua. Listo. “El arroz, el pez y el pepino, nacen en agua y mueren en vino”. – Refrán Como ya comentamos en la comida del jueves pasado, este año ha empezado con un gran cambio: mudarse de casa. La búsqueda ha sido angustiosa, pero especial y rápida a la vez. Y la peor parte de todo esto se lo ha llevado nuestra alimentación, por ello, una vez ya instaladas esta comida nos ha revitalizado y cargado de energía para afrontar el inicio de otro febrero más. ¡Salud! – comida 75g de arroz / 300g de agua / sal / aceite de oliva 1 – Ponemos en una olla el agua a hervir con sal al gusto. 2 – Cuando arranque a hervir, añadimos el arroz y lo …

#213: Espinacas y patata

Una de las mejores cenas que hay en el mundo: sabrosa, fina y ligera. Enero es sinónimo de inicio, de principio de algo; pero también de fin de algo. Pasadas las fiestas familiares, es momento de aligerar los días y la alimentación es el modo ideal para hacerlo. Fin de los excesos, verdura para equilibrar los “sesos”. En ese camino para vegetalizar nuestro recetario, pensamos que este plato es perfecto para añadir una referencia más a la lista. Si bien las espinacas son una de las verduras más olvidadas como odiadas por muchos, su sabor es profundamente terrenal. Maravillosamente delicado. Dadle una oportunidad. ¡Salud! – comida 1 manojo de espinacas frescas / 2 patatas / pimienta negra recién molida / sal en escamas / aceite de oliva 1 – Pelamos, limpiamos y cortamos las patatas a dados. Las ponemos a cocer con agua hirviendo con sal. 2 – Limpiamos las hojas de espinacas y las escaldamos unos 3-5 minutos en agua hirviendo con sal. Dejamos escurriendo. 3 – Servimos perfectamente aliñado. y siesta 4 – …

#212: Farcellets de col

No todo tiene que ir relleno de animal… estos farcellets estan deliciosos simplemente con una mezcla de setas variadas. Típicos de la cocina de la cocina de montaña, concretamente de la aranesa y la occitana, estos farcellets son la opción ideal para una cena ligera y conectada con la naturaleza de los meses fríos del año. Lo vegetal es el futuro. Entre cajas y muchas cosas, poco más que añadir. – comida 1 col / setas variadas / ajos tiernos / sal / pimienta negra molida / aceite de oliva 1 – Deshojamos la col. Dejamos 8-10 hojas enteras bien grandes y de tamaño parecido. En una olla ponemos a hervir agua con una pizca de sal y escaldamos las hojas de col. Escurrimos y reservamos 2 – Hervimos el resto de la col en agua con sal. Pasado 10-15 minutos, lo escurrimos. Una vez enfriada y escurrida, la picamos y reservamos. 3 – Pelamos y picamos los ajos. Incorporamos las setas y las dejamos cocinar. Añadimos la col picada y lo dejamos sudar. Salpimentamos. …

#211: Puré de hinojo y manzana

Toca empezar a transformar el recetario hacia algo más vegetal. Este puré es el inicio de un nuevo concepto culinario, al menos en lo que se refiere a nuestro ámbito doméstico. Así lo reflexionamos el pasado fin de año, y así lo queremos empezar. Experimentación, una y otra vez. Lo mejor en la cocina es tener la mente abierta e incorporar nuevos ingredientes a nuestra despensa. Por ello, os mostramos esta comida que ha revolucionado la última cena del día. Se trata de esto, simplemente salud y felicidad estomacal, no? – comida 1 bulbo de hinojo / 2 manzanas ácidas / 1 puerro / medio vaso de vino blanco seco / 1 puñado de cilantro fresco / 1 cucharada de eneldo fresco / 1 cucharadita de menta fresca / 1 cucharadita de romero fresco / pimienta negra molida / sal / aceite de oliva / agua 1 – Limpiamos y troceamos todos los vegetales. 2 – Ponemos el puerro y el hinojo en una olla a fuego medio con un chorro de aceite. Añadimos las …

#210: Pan ácimo

Por mucho tiempo este pan fue el único que la humanidad conocía. Como cada año, la primera entrada del año está relacionada con los cereales, y este no podía ser menos. Empezamos el año aplicando la sencillez que nos propusimos en la última reflexión: simplificar y vegetalizar la tradición mediterránea. Este pan, a pesar de ser muy sencillo, está lleno de sabor y cosas buenas. Tener esta masa preparada es sinónimo de comer pan casero. Con este pan plano, tus comidas se elevaran al séptimo cielo. “No hay pan sin afán”. – refrán. La particularidad de este pan es que se elabora sin levadura. Por ello, utilizar una buena harina es esencial para obtener un buen pan. Encontrar un buen pan no es tarea fácil, debido a que la mayoría de panes que se venden son infames. No hacen más que abrir panaderías, pero la calidad brilla por su ausencia. Si os topáis con barras bajo la etiqueta de “calentito”, huid, lo más probable es que estén hechas a base de harinas de poca calidad …