masas, vegetarianas
Deja un comentario

#216: Pan plano de puerro, servido con maravilloso romesco

Es hora de abrir los horizontes de esta salsa y servirla para mojar cualquier alimento digno de ser sumergido en ella.

Como ya hemos dicho en numerosas ocasiones, demasiado a menudo tendemos a exportar las tradiciones culinarias de otras partes del mundo y nos olvidamos de lo que tenemos aquí. Por ello, este mes lo estamos dedicando a una de nuestras salsas por excelencia: el romesco. Típicamente catalana, el romesco no solo sirve para venerar al maravilloso mundo del calçot.

Solo se aprende mirando al pasado.

Por ello, hoy queremos reivindicarla como salsa para mojar. Al estilo del mojo picón canario, el guacamole mexicano, el hummus del mediterráneo africano o el tapenade provenzal, por nombrar unos pocos.

Para mojar nuestro romesco os proponemos un pan plano de puerro, pero podéis mojar lo que os apetezca. Por ejemplo, unos crudités tradicionales de la gastronomía francesa o lo que es lo mismo, unos bastoncillos de hortalizas crudas.

Sin duda, disfrute a la máxima potencia.

comida

150g de harina / 90g de agua / 2 puerros grandes / aceite de oliva / sal / romesco

(Lo ideal es hacer la masa el día antes, para que repose y se asienten los sabores.)

1 – Limpiamos y picamos el puerro. Pochamos en aceite de oliva el puerro picado en una sartén a fuego lento durante unos veinte minutos, apagamos el fuego y lo dejamos enfriar.

2 – Para la masa, ponemos la harina en un bol junto con la sal y el puerro pochado. Mezclamos y vertemos el agua. Amasamos hasta conseguir una masa fina y homogénea.

3 – Dividimos la masa en porciones de unos 30 gramos, la estiramos en finos discos y los cocinamos unos minutos por lado.

4 – Servimos con un bol de romesco.

y siesta

5 – Con más cosas en la mesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *