dulces, masas
Deja un comentario

#226: Galletas que querían ser bufats

Os presentamos un producto de repostería muy poco conocido, cuyo bocado resulta duro, a la vez que frágil.

Como en toda la península y muchos lugares del Mediterráneo, casi cada localidad en Catalunya tiene su especialidad. El Vendrell, capital del Baix Penedès, tiene unos dulces llamados bufats. Y el pasado lunes pasamos por la Dolceria Soler del Vendrell para adquirir una caja y poder tener fresca la referencia gustativa.

Como en otras recetas de confitería, su perfecta elaboración viene determinada por la experiencia y los años del maestro dulcero. En casa, la cosa se ha complicado. Una vez más en el recetario dulce y tradicional encontramos una receta incompleta, por ello, al trasladar hoy la receta de los bufats al mundo real, por mucho empeño que hayamos puesto en el intento, tres en nuestro caso, no hemos podido conseguir que estos tesoros se queden hinchados. De ahí que se hayan quedado en galletas.

Porque la realidad, a veces, es bastante más complicada e imperfecta.

Más allá del desastre, la textura y el sabor son prácticamente similares. Así que en vez de renunciar y hacer otra cosa para el día de hoy, hemos apostado por daros a conocer los bufats. Por ello, si los dulces caseros no es vuestro punto fuerte, como en nuestro caso, y si en algún momento tenéis la oportunidad de visitar esta localidad, ya sabréis que regalo hacerle a vuestro paladar.

pd. Imprescindible acompañarlos con resolis, un licor de origen italiano hecho con base de aguardiente y aromatizado con anís y canela.

comida

145g de azúcar / 70g de avellanas tostadas y peladas / 50g de harina / 30g de clara de huevo / 10g de bicarbonato / 1 huevo

1 – Picamos finamente las avellanas.

2 – Batimos el azúcar con la clara de huevo e incorporamos las avellanas.

3 – Añadimos la harina y el bicarbonato y mezclamos perfectamente todo el conjunto hasta conseguir una masa compacta.

4 – Hacemos bolas de 15g cada una y las disponemos en una bandeja de horno sobre papel sulfurado. Batimos el otro huevo y lo utilizamos para pintar las bolas.

5 – Horneamos a 180ºC durante 15 minutos o hasta que se doren, vigilando que no se nos quemen. Dejamos enfriar para que se endurezcan.

y siesta

6 – Catastrófica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *