veganas
Deja un comentario

#235: Pepino, aguacate, fideos de arroz y aromáticos

Las ensaladas son sin duda una de nuestras aliadas durante el verano. Un festival hortícola en toda regla. Y es que, como ya hemos comentado en otras ocasiones, este plato no solo vive de nuestra querida lechuga, hay que dejar fluir la imaginación para crear infinidad de posibilidades.

La textura levemente gelatinosa de los fideos de arroz los hace perfectos para las comidas frías, y además son una buena opción para los celíacos, no solo por la ausencia de gluten también por lo económicos que resultan.

La palabra ensalada proviene del latín vulgar salata, a su vez forma corta de herba salata (hierbas saladas).

A veces, recurro al diccionario para ver como estos definen los conceptos gastronómicos. Así define la RAE la ensalada, y la segunda definición me encanta:

1. f. Hortaliza o conjunto de hortalizas mezcladas, cortadas en trozos y aderezadas con sal, aceite, vinagre y otros ingredientes.
2. f. Mezcla confusa de cosas sin conexión.
3. f. Métr. Composición lírica en que se emplean a voluntad metros diferentes.
4. f. T. lit. Composición poética en la cual se incluyen esparcidos versos de otras poesías conocidas.
5. f. Cuba. Refresco preparado con agua de limón, hierbabuena y piña.

¡Una poesía comestible que puede llevar de todo!

comida

1 pepino / 1 aguacate / media cebolleta / 50g de fideos de arroz / piparras / cebollino / cilantro / aceite de oliva / sal / pimienta negra

(Cantidad para 2 personas.)

1 – El día antes cocemos los fideos de arroz según las instrucciones del productor. Escurrimos y una vez fríos los reservamos en la nevera.

2 – Limpiamos, pelamos y cortamos a dados pequeños el pepino. Picamos la cebolleta. Cortamos en finas rodajas las piparras. Picamos finamente las hierbas aromáticas. Sacamos la pulpa mantecosa del aguacate y la cortamos a trozos. Ponemos todo en un bol.

3 – Cortamos los fideos con tijeras para haceros más pequeños y los añadimos al bol. Removemos todo y aliñamos al gusto.

y siesta

4 – En la ribera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *