veganas
Deja un comentario

#248: Elotes

Excursión al séptimo cielo con tan solo un ingrediente y un poco de fuego. Explosión de sabor en cada bocado.

En las tres propuestas anteriores, os hemos enseñado tres maneras de transformar el grano de maíz en comidas tremendamente exquisitas. Hoy, os queremos presentar la culpable de todo esto: la mazorca, una espiga grande, formada por granos gruesos y apretados, en donde nacen los frutos de algunas plantas, especialmente el maíz.

En México y en la mayoría de países de Centroamérica, se denomina elote a la mazorca de maíz que todavía está en la planta que la produjo, pero también a la que fue recientemente cosechada y en la cual los granos todavía guardan la humedad natural. En Sudamérica el término para elote es choclo.

El maíz, símbolo de toda una cultura en México.

Hace un par de veranos probamos por primera vez de cocinar el maíz fresco al calor de unas buenas brasas. El resultado fue increíblemente delicioso. El problema en este rincón del globo es que es difícil encontrar elotes tanto en los mercados como en las tiendas. Una pena, porque de verdad es una maravilla. Por suerte, estas las hemos encontrado en la Boqueria, concretamente en esta parada.

A esto, añadir que si bien os la recomendamos a la brasa, ya que el humo es un ingrediente imprescindible, que aporta aroma a cada grano, no todos disponemos de un lugar para tener una pequeña barbacoa, así que en esta ocasión las hemos hecho al horno, pero también se pueden hervir o hacer al vapor. La hagan como la hagan, el resultado es igual de bueno y delicioso.

¡Viva el maíz!

comida

mazorcas de maíz amarillo frescas

1 – Hacemos fuego tal y como os detallamos en la propuesta número 34. Paciencia, un copa vino y una buena compañía amenizarán la espera.

2 – Abrimos las hojas verdes sin desprenderlas de la pieza para quitar los pelillos que tiene la mazorca. Volvemos a colocar las hojas en su sitio y las atamos con un hilo. Cocinamos las mazorcas con las hojas durante unos 20-30 minutos, girándolas de vez en cuando para que no se quemen. Las hojas nos ayudaran a concentrar el calor, creando vapor en el interior. Pasado este tiempo y vigilando de no quemarnos, quitaremos las hojas. Una vez limpia, podemos servirla o ponerla de nuevo a la parrilla para que coja un poco de color.

3 – Para cocinarlas al horno, quitamos hojas y pelillos, las limpiamos bajo el grifo y las hornearemos a 180ºC durante unos 30 minutos. Salamos y regamos con aceite y las dejamos con el grill unos 10-15 minutos más para que cojan color.

4 – Para hacerlas al vapor, eliminaremos hojas y pelillos para dejarlas limpias y las cocinaremos durante unos 45 minutos aproximadamente. Las aliñamos al gusto.

5 – Para hacerlas hervidas, las limpiamos igual que al vapor y las cocinaremos en agua hirviendo 20 minutos y 30 minutos, según la frescura de la pieza. Igualmente, las aliñamos al gusto.

y siesta

6 – De noches largas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *