Todas las comidas que incorporan: harinas

#225: Carquinyolis

Una vez más, se demuestra la conexión entre los pueblos del Mediterráneo. La localidad italiana de Prato, a quince kilómetros de Florencia, comparte con muchas localidades catalanas la elaboración de un dulce elaborado a base de almendras, harina, azúcar y huevo. Como habréis podido comprobar, este mes lo estamos dedicando a dulces catalanes. El primero fue la coca de forner, la semana pasada la garlanda del Penedès y hoy es el turno de los apreciados carquinyolis (en castellano carquiñoles), unas deliciosas pastas secas muy fáciles de hacer en casa. Extracrujientes con almendras. Los carquinyolis se han extendido también por Baleares y Aragón. Se asemejan mucho a los cantuccini de la Toscana y, menos, a los rosegones de Valencia. Por documentos encontrados, se puede decir que los primeros fueron los italianos, puesto que la primera receta documentada proviene de un manuscrito de Amadio Baldanzi, un erudito pratense del siglo XVIII, conservado en el archivo de Prato. En este documento, a este dulce se le llamaba «a la genovesa». La receta fue después recuperada por el pastelero …

#224: Garlanda del Penedès

Nos guste o no, el calendario gastronómico y el religioso van íntimamente ligados, cada momento tiene su dulce. Hay dulces que son terapia aromática. Y la garlanda es uno de ellos. Si bien se puede adquirir en algunas panaderías y pastelerías todo año, este dulce es propio de la Semana Santa y se utiliza por estas fechas también como mona. El nombre proviene de la munna o mouna, término árabe que significa «provisión de la boca», regalo que los musulmanes hacían a sus señores. Tradicionalmente el padrino regala la mona a su ahijado el Domingo de Pascua, después de misa. Sin embargo, la costumbre de hacer una salida al campo para comerse la mona en familia el lunes de Pascua, ha acabado dando nombre a este día, que para muchos es “el día de la mona“. Así, el Lunes de Pascua es tradición, principalmente en las regiones del Levante, Cataluña y Aragón, que se reúnan varias familias o un grupo de amigos y que vayan a comer la mona juntos a algún lugar al aire …

#223: Coca de forner

Tradicional de Cataluña, si bien parece una elaboración sencilla, conseguir la cocción perfecta del azúcar no es tarea fácil. Nos queda recorrido, aún así… aquí la tenéis, recién salida del horno. De pequeña, recuerdo que los sábados era un clásico del desayuno. Gracias mare por ir a por esta maravilla dulce, mientras yo apuraba los últimos minutos de sueño. Por eso, cuando el amor se traduce en pequeños gestos y se comparten en torno a una mesa, todo lo demás deja de existir. El primer bocado era el mejor. La virtud que tiene la panadería de toda la vida no es otra que la virtud del aprovechamiento. Los antiguos panaderos no podrían ofrecer tanta variedad de producto como encontramos actualmente en muchos obradores, de ahí que de la misma masa de hacer pan, se elaboraran otras elaboraciones simplemente añadiendo aceite, azúcar o incluso hortalizas. Esos panaderos producían una masa que por si sola era capaz de dar lugar tanto a una maravillosa hogaza como a una preparación dulce en forma de coca añadiendo azúcar y …

#222: Alcachofas y guisantes

Esta maravilla de la naturaleza es increíblemente deliciosa. Otro ejemplo más de que con poco, conseguimos mucho. Muy a menudo nos gusta ver series documentales que giran en torno a la comida. Y una las series que vimos hace tiempo en la televisión pública (lo cual se agradece mucho que se apueste por contenidos de calidad) se llama Las escapadas de Rick Stein por el Mediterráneo. En el episodio cuatro, el cocinero inglés Rick viaja a Corfú, isla griega situada en el mar Jónico y que seduce por sus campos de olivos y sus pueblos blancos, para conocer su gastronomía popular. En una de las paradas que hace en este viaje, Rick acude a una pequeña taberna para aprender como hacer el plato que hoy nosotras reproducimos. La grandeza de esta comida, típica de Grecia, es la humildad aromática que aportan las hierbas a dos emblemas de la naturaleza: la alcachofa y el guisante. En la plenitud de estos dos vegetales. Si bien, la temporada de las alcachofas es más extensa que la de los …

#216: Pan plano de puerro, servido con maravilloso romesco

Es hora de abrir los horizontes de esta salsa y servirla para mojar cualquier alimento digno de ser sumergido en ella. Como ya hemos dicho en numerosas ocasiones, demasiado a menudo tendemos a exportar las tradiciones culinarias de otras partes del mundo y nos olvidamos de lo que tenemos aquí. Por ello, este mes lo estamos dedicando a una de nuestras salsas por excelencia: el romesco. Típicamente catalana, el romesco no solo sirve para venerar al maravilloso mundo del calçot. Solo se aprende mirando al pasado. Por ello, hoy queremos reivindicarla como salsa para mojar. Al estilo del mojo picón canario, el guacamole mexicano, el hummus del mediterráneo africano o el tapenade provenzal, por nombrar unos pocos. Para mojar nuestro romesco os proponemos un pan plano de puerro, pero podéis mojar lo que os apetezca. Por ejemplo, unos crudités tradicionales de la gastronomía francesa o lo que es lo mismo, unos bastoncillos de hortalizas crudas. Sin duda, disfrute a la máxima potencia. – comida 150g de harina / 90g de agua / 2 puerros grandes …

#210: Pan ácimo

Por mucho tiempo este pan fue el único que la humanidad conocía. Como cada año, la primera entrada del año está relacionada con los cereales, y este no podía ser menos. Empezamos el año aplicando la sencillez que nos propusimos en la última reflexión: simplificar y vegetalizar la tradición mediterránea. Este pan, a pesar de ser muy sencillo, está lleno de sabor y cosas buenas. Tener esta masa preparada es sinónimo de comer pan casero. Con este pan plano, tus comidas se elevaran al séptimo cielo. “No hay pan sin afán”. – refrán. La particularidad de este pan es que se elabora sin levadura. Por ello, utilizar una buena harina es esencial para obtener un buen pan. Encontrar un buen pan no es tarea fácil, debido a que la mayoría de panes que se venden son infames. No hacen más que abrir panaderías, pero la calidad brilla por su ausencia. Si os topáis con barras bajo la etiqueta de “calentito”, huid, lo más probable es que estén hechas a base de harinas de poca calidad …

#204: La pizza definitiva

Prometemos que va a ser la última. Palabra. En la propuesta número 160 soñamos con leña y a veces los sueños se cumplen. En el momento que vives de alquiler, los electrodomésticos que ya hay en el apartamento no siempre ofrecen lo que uno necesita para conseguir la -casi- perfección en sus platos. Así que a mediados de año adquirimos un horno portátil, inspirado por los famosos hornos de piedra italianos. No somos de tener un gran arsenal de utensilios para la cocina, pero sin duda con este horno la hemos clavado. Sueño cumplido. Cuando la pizza es tu bocado favorito, hacerla bien en el entorno casero es un reto. Estos pequeños hornos nos han posibilitado obtener unas pizzas a la altura de las mejores de nuestra ciudad, Barcelona. Ir a la pizzería ya no es un fijo, salvo si un día vamos a Nápoles. Otro sueño. – comida Para la masa: 400g de harina de trigo* / 260ml de agua / 10g de sal / 6g de levadura fresca de panadero *Aproximadamente. Hemos utilizado …

#182: Cappellacci de espinacas y mató bañados con mantequilla a la salvia

Esta simple y versátil salsa puede llevar cualquier plato de pasta al siguiente nivel, el resto dependerá de tus ganas de ponerte con las manos en la masa. Os aseguro que el esfuerzo merece mucho la pena. La pasta fresca y rellena es un clásico, que merece hacerla en casa. Una de las primeras propuestas de este proyecto fue la masa de la pasta fresca, una receta sencilla pero laboriosa y gratificante a la vez. Un manjar en toda regla. Hoy, hemos querido dar una aplicación a esa masa, hacemos unos cappellacci, que no son más que una variedad de lo que aquí conocemos como ravioli. Y es que en Italia existen diferentes tipos según región y forma, por ejemplo: los agnelotti o agnolotti del Piamonte, los cappelletti -primos de los cappellacci– oriundos de la Emilia-Romaña, los pansoti o pansotti de Liguria, los anolini originarios de la provincia de Piacenza o los tortelli es el nombre utilizado, primordialmente en Lombardía, Emilia-Romaña y la Toscana, entre otras. Cuando aprendimos a hacer la masa de la pasta …

#165: Farinetes de fajol

Tierno por dentro y crujiente por fuera, este mordisco es una delicia de la repostería vegetal propia de la cocina dulce de la Garrotxa. En casa nos encanta su paisaje. La Garrotxa, comarca prepirenaica de la provincia de Girona en Catalunya, es tierra de volcanes extintos y su nombre significa “tierra áspera, rota y de mal pisar”. Llena de naturaleza y un patrimonio cultural de incalculable valor, este rincón del Mediterráneo también destaca por una serie de productos autóctonos. Además de los Fesols de Santa Pau -cuentan con DOP-, el farro (harina de maíz), los nabos negros, las patatas de la Vall d’en Bas, el queso serrat de oveja… el otro alimento estrella de la cocina volcánica es el fajol, conocido en castellano como alforfón o trigo sarraceno. Hace bastante tiempo, ya os presentamos este grano en la propuesta 92. Las farinetes, asociadas a las épocas de hambruna, antiguamente las hacían las abuelas en los meses fríos del invierno. A principios de mes estuvimos por la zona y comimos por primera vez este delicado bocado …

#160: Otra manera de hacer pizza

Una buena pizza es sinónimo de sabor, simplicidad y territorio mediterráneo. Tres pilares dominados a la perfección por los maestros de esta emblemática masa fina de trigo cocinada a más de 400 grados. Cien comidas han llovido para que repitamos propuesta y volvamos a dedicarle una entrada a uno de nuestros alimentos favoritos: la pizza. Esta actualización de uno de los emblemas gastronómicos de la cuenca mediterránea se debe a nuestro afán por mejorar cada día en la cocina, pero también por su reciente distinción y alzarse Patrimonio Inmaterial. La pizza es una habilidad culinaria que asocia “canciones, sonrisas, técnica, espectáculo” y se remonta al siglo XVI, alegaba la candidatura italiana. El pasado mes de diciembre la pizza napolitana entró en la lista Representativa del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO. Según esta organización, el arte de los pizzaioli -pizzeros- napolitanos es una práctica culinaria consistente en preparar en cuatro etapas la masa de una pizza y hornearla con fuego de leña, dándole vueltas. Esta práctica cultural nació en Nápoles, la capital de …