sopas y purés, veganas
comments 2

#73: Puré de acelgas, calabacín e hinojo

Tanto la versatilidad como tener a mano un buen recetario son grandes aliados para aprovechar al máximo los alimentos que provienen de la huerta.

Se tienen referencias escritas que sitúan a la acelga en las regiones costeras de Europa y del norte de África bañadas por el mar Mediterráneo, lugares dotados de un clima templado adecuado para una planta a la que le perjudica bastante los cambios bruscos de temperatura. Algunos expertos consideran Italia como primera referencia para su utilización en la cocina.

Las acelgas han supuesto un aporte alimenticio para animales y humanos desde el Neolítico, durante la antigüedad fue habitual disfrutarla en mesas de Egipto y existen documentos que prueban que ya en el siglo V a.C. los griegos utilizaban la acelga como un alimento habitual en su dieta. Pero sería el pueblo árabe quien daría el primer paso para cultivar esta hortaliza y aprovechar sus amplias propiedades medicinales y terapéuticas.

Los platos con acelgas son típicos en muchas zonas del mediterráneo.

Pariente de la espinaca, el ruibarbo y la remolacha, resulta curioso que la acelga, una verdura tan utilizada como planta medicinal desde hace siglos por árabes, griegos y romanos, se considere en la actualidad una verdura ordinaria y de inferior categoría. Su papel en la cocina quedó reducido a recetas para personas con escaso poder económico y forraje para animales e incluso a lo largo del siglo XIX se abandonó su consumo. Afortunadamente, hoy vuelve a estar presente en muchos hogares.

Lo mejor de la comida de hoy, ¡empieza la temporada del calabacín!

comida

1 manojo de acelgas / 2 calabacines / medio bulbo de hinojo / 1 puerro / 3 patatas / 3 hojas de menta / 1 cucharadita de orégano seco / aceite de oliva / pimienta negra en grano / sal / agua

1 – Lavamos todas las verduras y reservamos las hojas verdes de las acelgas. Pelamos las patatas y las troceamos junto con los calabacines, el hinojo, el puerro y las pencas de las acelgas.

2 – En una olla con un chorro generoso de aceite de oliva rehogamos las verduras troceadas unos 15-20 minutos, salpimentamos y aromatizamos con el orégano. Pasado este tiempo añadimos las hojas de las acelgas y la menta al resto de verduras y las cubrimos con agua hirviendo. Rectificamos el punto de sal y dejamos cocer unos 10 minutos o hasta que la patata se deshaga.

3 – Trituramos el contenido de la olla hasta obtener un puré lo más fino posible. Decoramos con un chorrito de aceite y una pizca de orégano por encima y la servimos templada.

y siesta

4 – Suave.

2 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.