del mar
comment 1

#131: Fideuá, placer minimalista

El invento de la fideuá, plato marinero originario de las costas de la Comunidad Valenciana, fue en parte casual, en parte picaresca, como tantos otros platos tradicionales de nuestro recetario.

Atribuido a Gabriel Rodríguez Pastor de Gandía, cocinero de embarcación y a Juan Bautista Pascual, pequeño de la barca y ayudante de este. Según la familia de Gabriel, el patrón del navío era muy aficionado al arroz a banda y al resto de marineros casi nunca les llegaba su ración, el plato que normalmente preparaba. Tratando de buscar una solución al problema, el cocinero pensó en cambiar el arroz por los fideos para ver si al patrón le resultaba menos apetitoso.

Imprescindible veraniego.

El cambio de un ingrediente por otro gustó, y la fama del plato se extendió por las casas de comidas del litoral valenciano, donde se cocinaron las primeras ‘fideuades’. Así, la fideuá se ha convertido en un orgullo para los habitantes de Gandía, y prueba de ello lo encontramos en este enlace que rinde tributo al plato.

Hoy, hacemos la versión minimalista de esta delicadeza que nació gracias a la habilidad de unos pescadores levantinos.

comida

4 medidas de caldo de mar / 2 medidas de fideos del número dos / 3 dientes de ajo / aceite de oliva / sal

(Cantidad para 2 raciones.)

1 – Ponemos a calentar el caldo en un cazo a fuego medio. Precalentamos el horno.

2 – Mientras, ponemos una paella en el fuego con un chorro generoso de aceite. Añadimos los ajos pelados y enteros, una vez hayan cogido color, los retiramos. Agregamos los fideos y los tostamos, sin que lleguen a quemarse. Vertemos poco a poco el caldo caliente, ponemos a punto de sal y lo dejamos 2 minutos a fuego fuerte antes de apagar el fuego.

3 – Horneamos la fideuá a 220ºC unos 20 minutos o hasta que los fideos hayan absorbido todo el caldo. Servimos con mahonesa recién hecha.

y siesta

4 – Naciente.

1 Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.