autocultivos, invierno, otoño, veganas
Deja un comentario

#46: Ensalada medicinal de nabo, rúcula y eneldo

El nabo, ¿sólo para el caldo? No.

Esta hortaliza, que se consume principalmente en Europa combinada con legumbre o cereales, pertenece a la familia de las crucíferas que se cultivan como raíces comestibles. Es pariente de los rábanos, el brócoli, la col o la mostaza. Las hojas, también comestibles, se las conoce con el nombre de grelos y son populares en la cocina gallega, portuguesa, alemana e italiana. Este país que linda con el mediterráneo saltea las hojas con ajo y guanciale (producto cárnico sin ahumar hecho con careta o carrillos de cerdo, su nombre procede de guancia, ‘carrillo’ en italiano).

El sabor del nabo crudo es ligeramente picante, y es perfecto para hacer ensaladas.

Comer verde es quizás el acto más impactante que podemos hacer para involucrarnos en el cuidado de nosotros mismos y del medio ambiente.

La rúcula es una hortaliza mediterránea que se consume como verdura y planta medicinal desde los primeros tiempos del hombre. Se encuentra en versión silvestre en los campos, márgenes de caminos de las regiones mediterráneas y en terrenos nitrófilos (ricos en nitrógeno). Pero también la podemos cultivar fácilmente en casa.

Por último pero no menos importante, el eneldo. Esta hierba se ha utilizado desde tiempos muy antiguos como planta medicinal y hoy en día forma parte de las especias culinarias aplicadas para realzar nuestras comidas.

comida

1 nabo / 1 puñado de rúcula* / 1 puñado de eneldo fresco* / sal en escamas / pimenta negra en grano / medio limón / aceite picante

*Cultivo casero.

1 – Pelamos y cortamos en bastones finos el nabo.

2 – Juntamos los tres ingredientes limpios, salpimentamos y aliñamos con el limón y nuestro aceite picante al gusto. Removemos con las manos para que la ensalada se impregne de todos los sabores.

3 – Podemos comerlo solo, con una cucharada de romesco, o como acompañante para un plato de alubias cocidas, pescado al horno o carne a la plancha.

siesta

4 – Maravilla cruda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.